jueves, 12 de agosto de 2021

Charlas de 5 minutos = seguridad y motivación.

En lo particular me he encontrado con muy buenos resultados cuando aplico la Técnica llamada “Charlas de 5 minutos”.

Es una técnica interesante. En la que se guía a los trabajadores hacia prácticas de trabajo seguras y con efectos motivacionales.


Se trata de juntar a un grupo de trabajadores, de compas, de colegas, y durante 5 minutos hablarles sobre un tema de seguridad.

Bombardearlos durante 5 minutos sobre el trabajo seguro.

Puede ser al inicio de la jornada, en medio o al final de esta.  Aunque obviamente la mayor fuerza de esta técnica se encuentra al inicio de la jornada.

A mi me gusta impartir varias durante el día… por ejemplo al iniciar la jornada, cuando se encuentran todos en el almacén, en la bodega, saliendo de los lockers, e donde recibirán sus instrucciones de trabajo.  Esta primera charla me gusta hacerla muy rápida, pero con enfoques motivacionales y para ¡despertar!.

De tal forma que inicio saludando, pidiéndoles que se ubiquen, que hagan un círculo y comenzamos con algún movimiento de manos, brazos y piernas, cabeza.  Algo muy ligero y rápido.  Repito, la intención es cargarnos de energía y nada mejor que el ejercicio y la secreción de la dopamina, la serotonina y la endorfina asociadas a la felicidad y al bienestar y, que se generen con el ejercicio.

Posteriormente les pido que en una frase mencionen su nombre, a que se dedican y como se sienten hoy. Yo comienzo:  Buenos días, Soy Alejandro, soy el supervisor de seguridad y me siento de lujo el día de hoy.

Pero también les solicito sinceridad, por lo que alguna vez podré decir (y podemos esperar respuestas de estas): Hoy me duele la cabeza, hoy me siento enfermo, hoy vengo medio enojado por el tráfico, hoy discutí con mi mujer en la mañana, me preocupa el nuevo maestro de mi hijo, etc, etc…

La idea es que saquen eso que traen.  Que se desahoguen.  Obviamente a nosotros nos sirve para ubicar quienes necesitan un poco más de tiempo para platicar en corto. Uno a uno.


Posteriormente retomo la palabra y les hablo de seguridad, de algún tema: alturas, Loto, electricidad, EPP, manos, conducción segura, ojos, electrocución, atrapamientos, alguna historia, etc. Puede ser sobre cualquier cosa; aunque procuro que sea sobre lo que trabajaremos el día de hoy.  La idea es comenzar a meter la idea.  Que inmediatamente después de que se desahogaron le quede un concepto de trabajo seguro.

Luego les pido romper el circulo con una frase motivacional y/o de seguridad, del tipo:  Hoy usaré mis guantes, para conservar mis manos seguras o Hoy tendré especial cuidado al acercarme a los tableros energizados, Hoy tendré cuidado al excavar la zanja, etc.  La frase debe tener Temporalidad, ¿cuándo? Y acción, ¿qué haré? Si pueden insertar para qué, estaría de lujo.  Pero para muchos trabajadores ya es mucho decir 3 palabras en público, así que no los presionen para mucho.

Antes de romper el círculo hago los anuncios normales del día, las asignaciones de trabajo, etc…. Y les pregunto si tienen alguna duda, comentario, sugerencia o queja…

Rompemos el circulo con aplausos y vámonos a trabajar!!!  Habrá que tener en cuenta que esto se puede hacer relativamente fácil con grupos hasta de 10-15 personas. Más personas en el círculo se volvería caótico, larguísimo y cansado para todos.  Así que pueden hacer varios círculos, uno sólo con ejercicios y preguntas generales (anuncios, etc).  Obviamente puede haber varias variantes y todas son válidas.


Les recuerdo, iniciar con este ejercicio es motivante y despertador.  A lo mejor no le hayan la función en las primeras veces. Pero después de una semana todos comenzaran a ver resultados.  Y son de 5 a 10 minutos lo que “gastaron”.

Posteriormente durante la fase de a firma de permisos de trabajo o autorizaciones.  Imparto de nuevo 5 minutos de charla.  Pero estos meramente van enfocados a la seguridad en el trabajo que realizarán.  Si estamos firmando permisos para ingreso a áreas confinadas les recordaré (durante 5 minutos) sobre su EPP, o sobre los peligros asociados a este tipo de trabajo, o sobre el uso del equipo de respiración autónoma, etc.  Si el permiso es de trabajos eléctricos les hablaré sobre los riesgos eléctricos, sobre electrocución, sobre herramientas aisladas, sobre Loto, etc.  Y así según el tipo de trabajo y será dirigido a los trabajadores especialistas.

             

Durante el día, en los rondines también se pueden realizar este tipo de charlas y muchas veces pueden resultar “liberadoras” de tensión, distractoras, etc.

Lo importante de estas pequeñas charlas es:

1.    No son una capacitación formal.

2.    No ocupan mucho tiempo por lo que no “se le quita tiempo al trabjador”.

3.    Rompen la complacencia que pudiera haber.

4.  Insertamos en el subconsciente (por medio de la repetición) conceptos y buenas prácticas de trabajo seguro.

5. Despertamos o rompemos la inercia con la que venimos a trabajar y podemos concentrarnos más.


Tienen alguna otra idea al respecto.  Todas son valiosas y podemos aprender algo al respecto.

martes, 27 de julio de 2021

jueves, 15 de abril de 2021

Nuestra política de Inclusión

 En Proyectos Industriales HG SAS de CV nunca nos hemos preocupado por la inclusión, no nos importan las "políticas" al respecto.

Nosotros nacimos inclusivos.





lunes, 12 de abril de 2021

La importancia del grado o título.

No si alguien tenga tan poca mollera como para afirmar que "un título no significa nada". El levantarse temprano, el acostarse tarde (o ni dormir) por tareas, el correr con maquetas, trabajos, cartulinas, etcétera, el sufrir y/o gozar las clases de los maestros, y todo lo que ya sabemos los que hemos asistido a una escuela (universidad, tecnológico, bachiller, instituto, politécnico, academia, etc) se llama disciplina. 

Creo que la escuela te da cuatro cosas importantísimas a la hora de salir al mercado laboral (que no es lo mismo que salir a trabajar): 
- Disciplina: el levantarse temprano, entrega de trabajos, aguantar y soportar personas, etc.
- Tablas: el que sepas que decir y cuando decirlo, el saber dónde buscar y saber que necesitas, la forma de comunicación entre tus pares, etc.
- Relaciones: Los amigos de tus amigos deberían ser tus amigos.
- Conocimiento: En la escuela se aprende un cúmulo de cosas increíble. Quien sabe si las utilizarás algún día y quién sabe si las aprendiste pero ahí están.

Todo lo anterior y más esta en la escuela.  Todo esto te dá. Que sepas encontrarlas, apreciarlas y usarlas es otra cosa....pero la mayoría de universidades, tecnológicos, institutos, academias, clases, bachilleres y politécnicos te los dan.  El que salgan sin saber "ni pío" es cosa tuya...no de la escuela.

El que te llamen ingeniero, licenciado, doctor por qué están reconociendo tu sapiensa en determinada área es de lo mejor. El voltear a ver esa pared donde colgaste tu grado o título y saber (y reconocer) todo el esfuerzo que significó. Insisto, es de las mejores cosas que puede haber en este mundo. 

La escuela es importantísima. Y el terminarla y titularse u obtener el grado académico te hace importante (para ti mismo, para tu familia, para los demás). El que te creas y te sepas importante también es otra cosa. Y otra más el que te interese lo que has logrado. No por titularse como técnico, ingeniero, licenciado o doctor quiere decir que sepas ser técnico, ingeniero, licenciado o doctor. Más bien quiere decir que tuviste la disciplina, el valor y agallas de llevar algo que iniciaste (o que iniciaron tus padres) hace por lo menos 20 años a buen fin. Pero en ningún momento garantiza que sepas (aunque deberías), que seas experto o que te interese. 

Todo lo demás depende de la pasión y para mucha gente (que no tuvo la oportunidad, el valor de sacrificar otras cosas, la disciplina o agallas por cualquier motivo) es lo importante. Es lo que les da de comer día a día, a muchos nos mantiene con vida: la pasión.  Pasión por lo que se hace, por lo que se sabe y por lo que seguimos aprendiendo. De tal forma que aparecen los profesionales sin títulos. Todos conocemos "títulos sin profesionista y profesionistas sin títulos". 

En un muy particular punto de vista, aquellas cosas que te dá la escuela (listadas párrafos arriba) son importantísimas e impresindibles las tres primeras: disciplina, tablas y relaciones. Con ellas puedes llegar a cualquier lado.  El conocimiento lo pudieras obtener de leer libros, de prestar atención y/o aprender de tus colegas. No es tan difícil al final tener una buena conexión a internet, comprarse una buena enciclopedia, tener una colección de libros sobre tu profesión y acudir a al conocimiento existente (físico o digital).

En fin, unos pudieron y supieron cómo hacerlo (con apoyo, sin apoyo y es muy grande y loablabe ese esfuerzo: me pongo de pie y me quito el sombrero por ello y espero que al hablar o expresarse de su profesión me mantenga siempre así, de pie...) otros no pudieron ni supieron luchar contra sus circunstancias pero saben tanto o más que un titulado.  

Al final lo que se requiere es que se resuelvan los problemas en el trabajo, que se saquen adelante las tareas, que se logren los objetivos y si no lo hacemos da igual si sabemos mucho o tenemos grandes títulos. 

Digo, a menos que trabajes en el gobierno (de cualquier gobierno del mundo) y te mantenga en el puesto que tu tío sea diputado (por qué también sabemos que esas cosas pasan, aunque casi no suceden en el gobierno de mi país)

No lo creen?  O ustedes que opinan?.